viernes, 30 de octubre de 2009

TALLER DE LECTURA COMENTADA


Se echa a andar de nuevo el TALLECOM. Es la sigla del Taller de Lectura Comentada. Consiste en un círculo de diálogo en torno a una obra impresa. Todos aprenden y todos enseñan. No hay tutoría docente. En el pasado se analiza capítulo por capítulo, por ejemplo, “Facundo” (D. F. Sarmiento), “Misión de la Universidad” (J. Ortega y Gasset), “El laberinto de la soledad” (O. Paz), “Sudamérica” (E. Samhaber). Una vez a la semana la cofradía –durante 120 mimutos- charla, disciplinadamente, sobre las páginas asignadas como tarea. Compromiso: concurrir puntualmente a la cita. Proponemos reiniciarlo. Se dispone de recinto y café, mate o té. No podemos pasar de cinco interesados. “Historia de la nación latinoamericana” (J. A. Ramos) muy fácil de obtener vía Internet es el primer desafío. Si te motivas despacha correo.

DEUDA HISTORICA Y DEUDA ACADEMICA

En "Tolerancia Cero" se alude a la Deuda Histórica cuya condición impaga genera la protesta del magisterio. El comentario de Fernando Villegas es lapidario en orden a señalar que también existe una "deuda académica" de los docentes respecto a la sociedad chilena. A renglón seguido comenta que descuida la lectura, exhibe apatía, no prepara las lecciones, capea de modo sostenido, abusa de las licencias médicas y otras manifestaciones que constituyen la patología del sistema escolar cuyo retrato bosquejo en "Libro negro de nuestra educación". Todo lo manifestado por el citado panelista es efectivo. Implica una catrástrofe para el país. Sin embargo, hay un dato que no alcanza a señalar: el modelo neoliberal convierte la enseñanza en un negocio. Negocio político para el gobierno de turno y negocio económico para los sostenedores.
Hoy -¿habrá que repetirlo una vez más?- el maestro no tiene ahora discípulos, sino clientes. Clientes por los cuales pagan los municipios, el Fisco o las familias (estas se endeudan por el diploma que confiere el colegio o el título otorgado por la U, y el aprendizaje poco y nada interesa). Todo está presidido por el billete. Ello implica el desplome de la disciplina en cada plantel, la supresión de los exámenes (hasta en la Facultad de Medicina hay "eximisiones"), promociones automáticas, chuña de filantrópicos "cuatritos"... suma y sigue. El alumno reprobado es un estigma para el educador. Se le culpa del fracaso porque "no sabe enseñar", motiva insuficientemente, no usa las tics... Siempre hay una apoderada semianalfabeta vociferando, en cualquier Consejo de Curso, que las notas "rojas" derivan del uso de "métodos antipedagógicos" (sic).

Los estudiantes reprobados disponen de remediales. Todo un chiste macabro: pruebas recuperativas, trabajos de "investigación", recalificaciones, reforzamientos, tutorías, exámenes de gracia... Lo práctico: "pasemoslos como sea". Esto genera frustración. Con ello no proclamo la inocencia de las Facultades de Educación con su facilismo mediocre. Ellas también están entrampadas por la lógica perversa del mercado que legitima la LOCE de Pinochet y la LEGE de Bachelet. La estructura escolar del Chile de ayer -nunca perfecta-, pero en cierto modo ejemplar, hoy es un barco al garete y en el mástil más alto flamea el tricolor patrio, pero un detalle lo distingue: en vez de estrella exhibe el signo peso ($). En su tumba se revuelcan Andres Bello y Valentín Letelier... Me asalta la duda, ¿los docentes en paro conocerán a estos personajes y sus doctrinas pedagógicas?

DOCENCIA, VALORES Y ESPARTA



Quizás integro la última o penúltima generación de estudiantes de secundaria nutridos de anécdotas que los educadores de entonces denominaban "ejemplificadoras". Hoy se diría "valóricas". Dado el eurocentrismo del aula esa docencia se centraba en el Viejo Mundo, particularmente, en la Edad Antigua y de preferencia en Grecia y Roma.


La epopeya de las Termópilas me retrotraen a aquella época con sus comentarios y lecturas sobre el particular. La disciplina patriótica de los 300 hoplitas que, uno a uno muere en combate, para atajar a la soldadesca de Persia. Aquella inscripción en roca que expresa "Viajero, tu que transitas esta ruta id a Esparta y allí informa que hemos perecido por acatar sus leyes".


Esa otra: a una asamblea panhelénica arriba un mutilado de guerra. Está privado de butaca. Ante el espectáculo la delegación lacedemonia -como obedeciendo a un reflejo condicionado- de golpe,se pone de pie ofreciéndole escaño. Aplaude la bancada de Atenas. En voz alta el veterano expresa: "los atenienses conocen la virtud, pero los espartanos la practican".


Reflexiono sobre la actual enseñanza de la Historia y la siento amputada de este tipo de narraciones que internalizan valores. ¿Habrá arcaica añoranza en lo anotado? ¿O la docencia de las Ciencias Sociales, en efecto, está marchitada? Una genuina reforma educativa ¿no deberá acaso retomar esta didáctica axiológica por cierto basada en nuestro ayer y no en el Viejo Mundo?

martes, 27 de octubre de 2009

MEMORIA POLITICA EN C13

Con ese nombre (22.10.09) en 13 Cable se efectúa panel sobre relaciones de Chile con Bolivia y Perú. Participan el excanciller Hernán Felipe Errázuriz y los historiadores Patricia Arancibia y Sergio Villalobos. Concordaron los tres entrevistados en juzgar a bolivianos y peruanos como enemigos de ayer, de hoy, de mañana y de siempre. Este último -nada menos que Premio Nacional de Historia- añadió a la lista de adversarios a los argentinos. En suma: un abrumador fatalismo. El país , según opinaron unanimente, sería una fortaleza asediada que, en consecuencia, debe estar preparada para la guerra. Las opiniones se virtieron como verdades absolutas y sin invitados con enfoque distinto o antagónico. Aquella oferta del canal de "cultura con otros ojos" quedó vulnerada. Ello porque los tres panelistas exhibieron "ojos" del siglo XIX en función de una doctrina geopolítica impregnada de patriotería, de xenofobia y hasta de racismo. El ex titular de RREE y los dos académicos entregaron sus tesis como si fueran axiomas al mejor estilo de esos manuales escolares de Francisco Frías Valenzuela. Ello, legitima el enloquecido armamentismo estimulado por el Presidente Lagos cuyo portaestandarte hoy es Michelle Bachelet. El rostro de tal política es el Ministro de Defensa que, con su estilo de matón de barrio pobre, motiva no pocos reproches de diversos sectores ciudadanos.

jueves, 22 de octubre de 2009

BICENTENARIO: PUNTEO PARA EL DEBATE


Acecha el peligro que el Bicentenario sea sólo fiesta cívica con fanfarria de cuartel y aroma de efeméride escolar, alocuciones solemnes y chingana con chicha y cueca, suplementos de prensa e inauguración de monumentos, recepciones pomposas y tropas desfilando. No obstante, si se actúa con lucidez y energía también puede ser ocasión propicia para analizar el significado de la fecha y efectuar balance de dos siglos de vida republicana. Ello implica sacudirse de la beatería patriotera y operar contestatariamente. Veamos.

1º En función de la rutina se programa la fecha como festejo y se debe plantear como conmemoración. Hay que bregar a fin de entender el Bicentenario no es júbilo, sino más que eso, oportunidad de “hacer memoria colectiva”. Eso en primer lugar debe suponer la invitación a pensar que la patria no nace en 1810, sino que la motivación de pertenencia a la dupla terruño-pueblo se plasma no por sucesos -Cabildos Abiertos y luego Juntas, hechos de armas- sino a tavés de procesos durante los siglos XVI, XVII y XVIII.

2º Eso no significa ignorar ni menospreciar la gesta emancipadora, pero es conveniente insistir que se trató de una Independencia política y no económica. Estuvo también ausente la dimensión cultural. Esa deuda externa y el afán simiesco de imitar a las superpotencias podrían estar indicando –junto con el vasallaje de nuestros estadistas ante Washington- que esa epopeya comenzada en 1810 queda, a poco andar, y hasta hoy, mediatizada.

3º En la esfera sociológica -pese a la gárgara indigenista combinadas con insensata iberofobia- los que imponen la Independencia son elites blancas. Se trata de la insurrección de nietos, bisnietos y tataranietos de los conquistadores los cuales vulneran el juramento de adhesión a Fernando VII. Se autoetiquetan “patriotas”, pero los monarquistas los apodan, por lo indicado, “traidores”. ¿Dónde estaba la plebe mestiza e indígena? ¿Es esta Independencia nacional o es –igual que Sudáfrica premandeliana- una ruptura con Madrid al estilo de la minoría angloboer respecto a Londres? Los indigenudos ¿qué pito tocan en el Bicentenario? Su intervención en el V Centenario se explica, pero ahora ¿qué?

4º Otro asunto ¿hasta qué punto estas jóvenes repúblicas nacidas en torno a 1810 pueden autorrotularse de “naciones”? ¿O contrario sensu son partículas de una nación desmembrada por las guerras de la emancipación y las reyertas de frontera? ¿Qué significan estos “nacionalismos sin nación” que florecen en cada una de esta veintena de Estados? Al respecto se necesita preguntarse ¿cuál es el tamaño de la nación? ¿Somos tal o un fragmento de otra derramada de Tierra del Fuego a la Baja California? Esta es una polémica abierta que rehuyen tanto derichistoides conservadores como termocefálicos marxistas.

5º Ya Andrés Bello y luego Marius André y Laureano Vallenilla Lanz invitan a plantearse el proceso emancipatorio como una gigantesca guerra civil entre hispanos liberales e hispanos absolutistas. Este enfoque es antagónico a aquel, según el cual se trata de una conflagración internacional entre jóvenes naciones del Nuevo Mundo y una antigua nación decadente ubicada al otro lado del Atlántico. Curiosamente, la tesis de la guerra civil empalma con el revisionismo histórico que concibe a nuestra América como nación desmenuzada.
Júzguense estos cinco puntos como una invitación a asumir una postura propia ante el Bicentenario que está ad portas y en cual se debe escuchar nuestro enfoque de nacionales genuinos.

viernes, 16 de octubre de 2009

TV : PIERCING, TATUAJES Y OTRAS PORQUERIAS


Los polos de poder mundial -EEUU y Europa- difunden e imponen, no sólo modas, sino también disvalores. Unas y otros apuntan a triturar nuestra identidad. El canal más eficaz es la TV manejada -de modo frivolo- por individuos lights. Estos personajes seleccionados por estética y no por ética, por anatomía y no por seso todo lo incinereran por el dinero que se expresa en el rating. No captan que publicitan temas que vulneran nuestro ethos. Ello explica que den luz verde a los estupefacientes, al alcohol, a la homosexualidad, al feismo, al desprecio por padres y educadores... Todo ese guiso venenoso lo presentan como algo "choro" y "moderno" que -por estar en boga en "países avanzados"- debe consumirse aquí.

Es hora de reaccionar, por ejemplo, contra el equipo de "Buenos días a todos". Una de sus integrantes Tonka -o Tonta- Tomicic usa, en días pasados, veinte minutos de TVN para promocionar los tatuajes en "zonas íntimas"...(sic) Por favor ¡¿hasta cuándo?! tanta farándula y encubierta pornografía. Lo anotado se emparenta con los piercing, la campaña pro matrimonio de sodomitas y lesbianas, la actitud permisiva ante las drogas blandas, las entrevistas de los punkies y otros especímenes de las "tribus urbanas", el juzgar "guena onda" a esos "chilenos" que estropearan con spray reliquias incaicas del Cuzco, informar como algo sui generis el intercambio de pareja a sabiendo que ello invita a la imitación y legitima una práctica deplorable...

En síntesis el relativismo ético nos inunda. La Iglesia no escapa de infames groserías. En recinto del Barrio Bellavista frecuentado por gays y frente a La Moneda desfilan modelos disfrazadas de la Vírgen María. En la "tele" aparecen quienes protagonizan tamaña cobardía. Ante cámaras jamas aquellos que la cuestionan. Se podrá ser agnóstico o ateo, pero constituye una violación de la DDHH hacer mofa de la fe compartida por la mayoría abrumadora de los chilenos. Se comenzó con el divorcio y se seguirá con el aborto y la eutanasia. Los piercing y los tatuajes son apenas la punta del témpano. Urge reaccionar. No se trata de promover una postura puritana, pero si de evitar que la TV legitime como paradigma la bazofia

miércoles, 14 de octubre de 2009

TV Y DISIDENCIA


Con frecuencia animadores de TV asumen posturas aparentemente vanguardistas también etiquetadas "postmodernas". Hay, de por medio, un asunto complejo: ¿hasta dónde, sin antagonistas, estos "rostros" pueden usar un medio de tan alta penetración educativa para imponer como cierto algo que para otros es patraña? ¿Cómo óptimo lo que para otro segmento de la población es abominable? ¿Cómo hermoso lo chabacano? ¿Cómo valioso aquello que -por ejemplo en la esfera ética-. es despreciable? ¿Cómo "progresistas" prácticas foráneas que deterioran nuestro ethos o afectan la estructura familiar? Ese tema adquiere singular relevancia tratándose del canal estatal porque lo financia el Fisco que representa a toda la ciudadanía. Alguien podrá manifestar que en la cátedra, el púlpito, la prensa, el hogar... ocurre lo mismo. No es así. Aunque sea a título de tono menor, en esas esferas existe la prerrogativa de la réplica. En TV tal posibilidad de discrepar es inexistente. La excepción -que no es tal- son los debates porque están programados... Se invita a la reflexión en torno a este totalitarismo mediático.

TV E IDIOMA


No se promueve un castellano relamido y amanerado. Lo solicitado es que los "rostros" de la "tele" eviten la vulgaridad y la chabacanería en la expresión oral. Se echa de menos un Julio Martínez, un Raúl Matas o un Juan Ramón Silva Hurtado. Sin cortapisas hoy se usan modismos callamperiles y es frecuente la deficiente dicción en diversos canales. Nadie pretende convertirlos en aulas. Sin embargo, un medio con tan alto influjo debe esmerarse en preservar nuestra lengua. Quienes hacemos docencia y periodismo gráfico, estamos siendo desautorizados por "la pantalla chica". Recuérdese que además de instrumento de comunicación, el idioma es modalidad organizadora del pensar y vehículo del sentimiento. No es sólo una trenza de fonemas sujeta a la norma gramatical. Más que eso involucra vivencia colectiva y es archivo de la memoria social. Constituye manifestación trascendente de la identidad patria. Si la TV señala que entretiene, informa y "educa" debe asumir, como compromiso irrenunciable, su decoroso manejo

TV Y DOBLE STANDARD


Es frecuente detectar, en los "rostros" de la TV, una grieta entre lo que expresan para consumo de la "plebe" -denominada "televidencia"- y lo que son sus propias convicciones y comportamientos. Por cierto no sólo en ellos existe tal dualidad, pero inquieta que suceda en estos personeros porque no sólo entretienen, informan, sino también "educan". Para comprender sólo algunos ejemplos: defienden las "tribus urbanas": pokemones, punks... Los entrevistan. Los publicitan. Sin embargo, abominan un espécimen de ese tipo como retoño. Aparecen justificando a escolares con embarazos prematuros e indeseados, pero se la juegan para evitar que sus hijas experimenten un "percance" equivalente. Defienden a una parvularia lesbiana -argumentos les sobran- , pero no tolerarían que a sus infantes los eduque una persona con esa "opción" sexual. Promueven como "normal", "avanzado" y "moderno" aquello que, en su vida privada, esquivan o combaten. Ese es un doble standard. El pretexto siempre es "la moda" y "el rating". Conclusión: el Padre Gatica aloja en la pantalla chica.

TV Y LO ENTRETENIDO




Se exalta como supremo mérito lo "entretenido". Si se logra que algo “entretenga” no importa sea chabacano o inmoral. Supera lo “conveniente” o lo “interesante”. Los inundatorios programas de farándula encabezan esta cruzada por lo "entrete" y contra la "lata" y lo "fome". Eso de "entrenido" evita la enfermedad de nuestro tiempo: el aburrimiento, dicho de otro modo, el tedio. La panacea es el rating. Por otro lado, lo entetenido obstaculiza la reflexión, es decir, evita pensar y suprime el compromiso valórico que antecede al actuar. Todo reside en un pasajero regocijo light que es una de las varias manifestaciones del relativismo ético. Dicho de otro modo, supone un presente sin orillas sobre el cual se flota en agua tibia con profundidad mínima y eximido de nadar. En nuestro mundillo académico se exhorta a enseñar entreteniendo y el mismo MINEDUC imprime –al inaugurarse la Reforma- un afiche con la frase “La letra con risa entra”. Era una anacrónica réplica a aquello de “La letra con sangre entra”. El desideratum es impartir docencia… de modo entretenido. Ello constituye un error porque el estudiar para quien aprende y para quien enseña no es placentero, sino implica un trabajo y no conozco trabajo que no imponga una cuota de sacrificio. Vale eso que la TV informa, educa y entretiene. Mas, no sólo es válido lo último.

TV E IDENTIDAD


Se alude a un asunto complejo. Un país así como una institución o persona "vende" imagen. El problema reside en cuál es la entregada. Chile padece desde siempre la obsesión de constituir una ínsula europea en el contexto latinoamericano. La convicción flota sobre “la copia feliz del Edén” y con ella comulgan millones. Singularizarse es lo importante. De allí la creencia de "ser distintos, distantes y superiores". Alguien, menos docto, cual ventrílocuo, expresa "somos los ingleses de América del Sur". Esto empuja a situaciones como reclutar azafatas de LAN que parecen de Lufthansa, animadoras de TV que son perfectas anglosajonas, personajes de spots comerciales "rubiecitos" y chics y Miss Chile cuyo requisito para ser electas, de preferencia, es ser vástagas de euroinmigrantes. Hoy el único morocho que aparece en pantalla es Iván Torres. Hasta ayer solía aparecer un médico que presidíera la ONEMI. No se trata de promover una "limpieza étnica" al revés, pero si nacionalizar los canales con rostros criollos. Habrá un millón de blancoides, pero 15 millones de morenoides. Este y no aquel es el "país real". Sin embargo, en "la tele" está ausente. Ello es prueba de discriminación. Hay pues un solapado apartheid. Pareciera urgente analizar los criterios de admisión a la TV y -de una vez- exigir a las empresas de publicidad que presenten el Chile tal cual es reduciendo el tsunami "blondocratico". Hay que "vender" la imagen de lo que somos y no de lo que -por siutiquería y calco- queremos ser.

lunes, 12 de octubre de 2009

HERNAN CORTES: EXORCISMO Y LIBERACION (x)



por Octavio Paz

La figura de Cortés provoca juicios antagónicos. De Bernal Díaz del Castillo a Francisco López de Gómara hasta los historiadores y biógrafos que los han sucedido -durante cuatro siglos- nadie escapa a una fascinación que va de la idolatría al aborrecimiento. El hombre no fue menos complejo y diverso que las interpretaciones que suscita. Su mocedad es una novela de aventuras a ratos heroica y otras picaresca. La conquista de México evoca las empresas de Julio César en las Galias o de Babur en el Indostán. El parecido se acentúa porque como ellos, es un escritor notable y sus “Cartas de Relación” soportan airosas compararse con “Comentarios de la Guerra de las Galias” y con las ”Memorias” del conquistador de la India. Su voracidad sexual le pareció a Prescott, que lo admiraba, la de un semental. La crueldad y la perfidia propia de algunas de sus acciones –la matanza de Cholula y la ejecución de Cuauhtemoc- evocan los actos de esos príncipes inescrupulosos y espléndidos del Renacimiento como Borgia o Malatesta. Las ingratitudes y desaires que padeciera al regresar a España habrían merecido un soneto de Quevedo. Los amores de Cortés con Marina recuerdan otros en que se mezcla la ambición política con la pasión erótica como los de Marco Antonio y Cleopatra.

Su biografía es un fragmento de la Historia de la Edad Moderna. Suele parecer una epopeya fantástica. El sitio de Tenochtitlán y el heroísmo de asediados y asediadores equivale a Troya. Al mismo tiempo, la significación filosófica del choque de dos civilizaciones hacen pensar no tanto en Homero, sino en Gibbon o en Hegel: Cortés ante Moctezuma es Alejandro ante Darío. Su diplomacia y sagacidad al unir a las naciones indias contra el opresor Estado azteca parecen inspirados en las máximas de Maquiavelo. No obstante, Cortés es renacentista por un costado y por el otro es rezago medieval. Siempre fiel vasallo y creyente fervoroso. Esto lo distingue de otros capitanes incrédulos como Condé y Bonaparte. Militar, político, diplomático, aventurero, ávido de oro y de mujeres, devoto católico. Como si fuera poco explorador osado y laborioso fundador de ciudades. No es fácil amarlo, pero es imposible no admirarlo.

Su figura soporta los juicios y prejuicios, comparaciones de diverso tipo, controversias ardorosas. Además es un mito. A diferencia de los personajes históricos complejos y ambiguos como la realidad misma, los mitos son simples y unívocos. De ahí que las pasiones que generan son fervientes y feroces. El mito cortesiano es mexicano y es obscuro y negativo. Por lo primero es incomprensible para el extranjero y por lo segundo se asemeja a una herida enconada. Cortés es el emblema de la Conquista: no como un fenómeno que al enfrentar a dos mundos, los une, sino como la imagen de una penetración violenta y de una usurpación astuta y bárbara. Con la conquista –rapacidad, doblez, sadismo- comienza la opresión y la injusticia. En la peculiar lógica del mito, hecha de oposiciones simétricas, la Conquista simboliza el comienzo de la dominación y la Independencia, el principio de la libertad. Así la función del mito de Cortés es ideológica. Mejor dicho aun, es la pieza maestra de un teatro mitológico.

En sus orígenes el mito es inglés, francés y holandés. Pertenece al periodo de la expansión europea y a la querella entre los imperios del Viejo Mundo coaligados contra España. Al comenzar el siglo XIX nuestros ideólogos lo reelaboran e insertan en México. Primero es un arma de la emancipación y, al promediar esa centuria, se emplea como ariete en la tarea de demolición del viejo orden católico conservador. Por una curiosa transposición ideológica, se visualiza a la Independencia como la fuente de la nacionalidad mexicana afirmación desde ya discutible. Peor, aun se le presenta como un retorno a la situación anterior a la Conquista. México recuperaba su soberanía demolida por Cortés. Cuauhtemoc se habría asombrado de encontrar aliados en los biznietos del mismo Cortés. Descendientes de sangre y más que eso de cultura porque quienes asumen como propias las tesis del liberalismo pertenecían a la tradición occidental que pasa de la Península al Nuevo Mundo.

Durante el siglo XX el mito se acentúa. El indigenismo y la arqueología lo fortifican. Villa y Zapata, aunque mestizos, se exhiben esgrimiendo banderola aztequista. Sobre muros de un edificio Diego Rivera pinta a Cortés como un esperpento. Se trata de una caricatura mezquina que revela una admiración que se avergüenza de sí misma y manifesta rencor. Con mayor energía se presenta la condición negativa del mito en Orozco. La pintura está en el Colegio de San Ildelfonso. Es de comienzo del siglo XVIII . Haber ocupado ese sitio para esa obra expresionista es una incongruencia estética. Sin embargo, hay algo más: la pintura presenta a Cortés y a Marina, apodada Malinche, desnudos, las manos entrelazadas y una suerte de quietud propia del Paraíso. Son la versión criolla de Adán y Eva, pero a los pies hay una nota trágica: el cadáver de un indígena. Hay pues un aroma de fecundidad ensamblado con una nota de letal brutalismo. Es notoria una grandeza sombría. Se registra un enigma sórdido que nutre nuestro complejo de inferioridad.

Llamo trágica el mural de Orozco porque la esencia de la tragedia consiste en presentar oposiciones que son irreductibles, salvo por el aniquilamiento de uno de los términos. En el mito la aniquilación de uno de ellos que es el indio muerto no resuelve el conflicto, sino lo aviva y agrava. La aniquilación del otro término simbolizado por Cortés implica convertir al Padre en Violador, al Fundador en Usurpador, al Héroe en Genocida. La conversión de Cortés en Satán tampoco pone fin al conflicto. El mito, según se desprende del fresco orozquiano supone una contradicción insoluble: al lecho nupcial se añade no una cuna, sino una tumba. Hay un conflicto desgarrador sin desenlace, una herida sin cicatrizar, una reyerta a lo Pirro.

El carácter ideológico del mito es evidente: fue arma de combate de un partido. Se trata de una riña del ayer. Hoy, pelea entre fantasmas. Aparte de su irrealidad, el mito es nocivo porque en lugar de unir, divide. Su función es exactamente contraria a la del Cid que fue también un mito. Sin embargo, Rodrigo Díaz une a los españoles, Cortés divide a los mexicanos, envenena almas y alimenta rencores anacrónicos y absurdos. El odio a Cortés no es ni siquiera odio a España, sino odio a nosotros mismos. El mito impide vernos en nuestro pasado y, sobre todo, bloquea la reconciliación de México con su otra mitad. El mito nace de la ideología –ideología para colmo ajena- y sólo la crítica a esa ideología podrá disiparlo. El conquistador debe ser restituido al sitio a que pertenece con toda su grandeza y todos sus defectos: a la Historia. Así dejará de ser un mito antihistórico y se convertirá en un personaje histórico, es decir, humano. Entonces los mexicanos podremos vernos a nosotros mismos con mirada clara, generosa y serena. Se trata de una cura moral y deben emprenderla los herederos directos de los usuario del mito, es decir, nuestra intelectualidad y clase política. De allí que la crítica propuesta debe comenzar con una autocrítica. Exorcizando a Cortés se asoma la genuina liberación.




(*) Este artículo se publica en 1985 con motivo del 500º aniversario del natalicio de Hernán Cortés (Medellín, Extremadura 1485). CEDECH juzga conveniente redifundirlo porque constituye un alegato contra la leyenda negra antiespañola esgrimida hoy con fuerza por el contranacional indigenismo. El autor –figura patricia de la inteligencia iberoamericana- es uno de los Premios Nobel de Literatura que enaltecen a nuestra América.

domingo, 11 de octubre de 2009

ESTADO DOCENTE, PATRIA Y DEMOCRACIA

El Estado docente es una teoría pedagógica y una praxis educativa. Las Facultades de Educación que, se supone, preparan al magisterio no la analizan. La ciudadanía –siempre amnésica- no sabe de qué se trata. Aun más, ciertos expertos a la violeta la juzgan pieza arqueológica y se permiten estimar la condición de “estadodocentista” como estigma. Tienen a flor de labios la frase: “yo no soy partidario del Estado docente”. Como si serlo fuese estar prontuariado o padecer de Sida.

El Estado docente es la doctrina, según la cual, la república asume el compromiso de educar a la población En todas nuestras Constituciones aparece este deber como preferente, La Iglesia sintió que, al imponerlo, se invadía su ámbito. Ello será uno de los ingredientes de las querellas políticoteológicas del siglo XIX. Lo cierto es que tal afán jamás es monopólico y, por ende, no excluye la iniciativa privada. Desde otro ángulo, es laico, pero no ateísta.

Nuestro Estado, apoyado en la Ley de Instrucción Primaria Obligatoria, reduce el analfabetismo. Surgen escuelas para la infancia y liceos para la adolescencia. Son confortables y se edifican en medio del pobrerío. Allí se civilizan los hijos del taller junto con los del palacio y los de familias inmigrante. Esas aulas los emulsionan contribuyendo a democratizar y a chilenizar. Aportan a plasmar un estrato, factor de estabilidad sociopolítica: la clase media.

El Estado docente funda una red de institutos que culmina con la U de Ch. Todo el sistema es gratuito y ajeno a la concientización sectaria. Apunta siempre a premiar el mérito sin considerar cuna o billetera. No es perfecto, pero constituye una infamia negarle mérito. La actual elite política –comenzando por Lagos- no habría podido estudiar sin esta política escolar que hoy, en función del prestigio luciferino del Modelo Neoliberal, es cubierto de ignominia u olvido.

sábado, 10 de octubre de 2009

CHILE : DEMENCIAL ARMAMENTISMO

El armamentismo no es de Chile, sino de su clase política y la cúpula castrense. Es inaceptable la chilenofobia. Un pueblo no es su casta dominante. Conceptualicemos correctamente. Así, por ejemplo, es un contranegocio aludir al "sueño de Bolívar". Lo militante es referirse al "proyecto de Bolívar". Nada con "americanismo" porque, en un mismo saco metemos a los yanquis y los canadienses. Lo exacto es "latinoamericanismo", "iberoamericanismo", "suramericanismo" o "americoiberismo" . Sea cual fueren las etiquetas lo clave es marcar la diferencia con el lenguaje usado por quienes detentan el poder. Se trata de un esfuerzo por reflexionar sobre lo que parece un detalle. Digamos "hay detalles insignificantes y detalles significativos". Lo anotado es "significativo". Se integra a la guerra cultural no siempre suficientemente atendida.

Dicho lo anterior se debe manifestar que CEDECH hace ya -no menos de dos decenios- viene denunciando de modo público la transformación del país en un arsenal. Se ha exhortado a Palacio Quemado, a Casa de Pizarro y a Casa Rosada a reaccionar ante tan gravísimo problema. Ello porque con tal acumulación de artefactos bélicos se altera el equilibrio de poder en el Cono Sur y se genera, de modo, solapado una Guerra Fría entre repúblicas fraternas. En un país como el nuestro con un desempleo de dos dígitos, huelgas laborales crónicas, hospitales fiscales destartalados y atención deficiente, planteles escolares que se derrumban o llueven... esos gastos millonarios son un "crimen de lesa humanidad". Sin embargo, aquí nadie, absolutamente nadie -con excepción de la entidad anotada- es capaz de protestar por tal perversión.

No hay que ver sólo influjo exterior en la compra de tanques Leopard, submarinos nucleares, lanchas misileras, aviones F-16, satélite artificial que permitirá espiar a los vecinos... Ahora mismo EEUU se queja porque La Moneda le compra a Rusia helicópteros y no recurre a la oferta de Washington. La misma gira de Bachelet a Europa es continuar en esa política de "paz armada" que prepara, en la vieja Europa de fines del XIX, la I Guerra Mundial. Se convence a la población que es un armamento disuasivo. No se denuncia el despilfarro, la naturaleza agresiva de los artilugios castrenses. Se destapan a cada rato viejas y nuevos escándalos por corrupción en dichas adquisiciones. Corrupción que mezcla a políticos y generales. El lubricante es el chauvinismo y la geopolítica expresada en el ABP -o HV3-, según la cual Argentina, Bolivia y Perú son nuestros enemigos.

Se manifesta en mi libro "FFAA: reflexión permanente" que la cúpula uniformada -de modo soterrado- suprime el Servicio Militar Obligatorio y, al mismo tiempo, en contubernio con la clase política -de derecha e izquierda- se embarca en compras millonarias de sofisticados artefactos de guerra. Ello mientras la alimentación y el equipamiento de reclutas es insuficiente y hasta deben ser apoyados por sus familias en la magra vida de cuartel a que son sometidos. En la cima de la pirámide están los negocios suculentos que convierten a un empleado público -ministro o general- en plutócrata con mansiones suntuosas y cuentas en bancos extranjeros. De allá hacia abajo "apretarse el cinturón porque estamos en crisis". Mudos testigos de lo expresado son los conscriptos que mueren, como moscas, hace un par de años, congelados en Antuco.

En volumen la compra de armamento en 17 años de dictadura es pequeño comparado con la efectuada por la democracia restaurada en 1990. El supremo campeón del armamentismo es el "progre" Ricardo Lagos quien, por la ceguera que existe en nuestro mundo, es -después de su mandato- homenajeado con Doctorados Honoris Causa en Universidades que lideran personeros de avanzada. Quedamos perplejos de cómo se ignoran las actitudes antilatinoamericanas de políticos nuestros en países vecinos cuyos embajadores se supone informan de políticas agresivas como ese afán hitleriano renovar la flota, la FACH y el Ejército. No se hace la mismo con Carabineros -policía uniformada- y menos con el personal penitenciario. Ello mientras un tsunami delictual inunda ciudades y campos.

Se estima que no se pasará de esta caricatura de Guerra Fría impulsada por La Moneda a una Guerra Caliente. Se harán pantomimas de "gran potencia" como despachar antes que nadie soldados al pobre Haití ocultando que, en esa república, hubo un golpe de Estado francoyanqui que depuso al Presidente Aristide. O gestos como el protagonizado por el archipremiado "Richard Lakes" que humillara al Presidente Mesa de Bolivia en Monterrey. Mientras tanto hay despilfarros colosales y turbios negocios. También -no por mencionarse al final algo menos importante- se usan las armas para anestesiar a las FFAA a fin que olviden el cuartelazo de 1973 que depone a Allende, los 17 años de régimen militar y toleren persecusiones a quienes -vistiendo uniforme- participan en aquellos hechos. Así se deja conforme a la "europrogresía" y de yapa de consiguen los sufragios comunistas, comunizantes y criptocomunistas para triunfar en los comicios presidenciales.

CASTELLANO O MAPUDUNGUN

Al finalizar 1994 comienza la euforia de los “copiones” mapochinos por la experiencia escolar española. En la Península se vive, a horcajadas de la Transición, el destape. La democracia se expresa en quemazones del pabellón patrio y la histeria de los particularismos regionales. Eso de “España una, grande y libre” ya se considera una zarandaja del franquismo, se acentúa el terror de la ETA y el afán por "modernizarse" envuelve a la sociedad española. En ese contexto nos visita, en el Ministerio de Educación, donde me desempeño como asesor, una “experta” catalana y catedrática. Según recuerdo, auspiciada por el Banco Mundial.

Dicta una conferencia sobre la reforma educativa ibérica ante funcionarios de esa Cartera. Lo que motiva esta breve crónica es el cierre de su disertación. Muy segura de sí misma manifiesta: “les agradezco la atención prestada. Sin embargo, pido disculpas por no usar el idioma del país, sino el castellano”. Quizás por fatiga nadie repara en el disparate. Constituyo la excepción. Me pongo de pie y expreso: “Discúlpeme la colega española, pero aquí el idioma nacional es el castellano. Me avalan Gabriela Mistral, Pablo Neruda y 15 millones de paisanos”. El silencio que se produce se podía cortar con tijera. Lo altera sólo la invitación a cóctel formulada por el director.

viernes, 9 de octubre de 2009

CHAVEZ Y FIESTA DE LA RAZA

El 12 de octubre es la Fiesta de la Raza. Hay quienes objetan eso de “raza”. Lo juzgan un concepto zoológico y de connotación hitleriana. No obstante, aunque desagrade, las razas humanas existen. Los que cuestionan el concepto de “raza” usan aquello de “minorías étnicas” y etnia es en no pequeña medida sangre. Otros, enfermos de nihilismo sostienen: “¿De qué raza se habla? Lo que hay aquí es un collage”. Son quienes alegan que nuestra América carece de rostro, seria una especie de “tierra de nadie”. Tal pesimismo descastador sirve a los imperialismos.

Al comenzar el siglo XX se propone el concepto de Hispanidad. Un difusor es Ramiro de Maeztu. Se rebautiza entonces la fecha que conmemora el Descubrimiento de América como Día de la Hispanidad. Desde la izquierda maniquea se visualizan la innovación como “contrabando franquista”. Neruda, por ejemplo, aunque tiene a “España en el corazón”, en el “Canto General” denigra la Conquista y a los conquistadores adhiriendo a la indolatría. Siempre los marxistas librescos suscriben, irreflexivamente, ese enfoque que favorece la crisis de identidad.

Ahora Venezuela suprime el 12 de octubre como Fiesta de la Raza. Invita a conmemorar el 11 como Día de la Resistencia Indígena. Sin embargo, Bolívar opina “No somos europeos y tampoco indios, sino un pequeño género humano mixto”. Como expresa Rubén Blades: somos “hijos de la mezcla” de los que llegan a partir de 1492 –hispanos y africanos- y de las que están: miles de “mancebas de la tierra”. De tal empalme brota nuestro pueblo. Basta mirarnos a nosotros mismos y al propio Chávez quien –en esta esfera- ha sido entrampado por el euromarxismo.



JEB : ¡SIEMPRE!




Joaquín Edwards Bello -JEB- vuelve a orbitar. Nunca ha perdido actualidad y crece el interés por su obra. No solo es figura estelar de las letras, sino de la filosofía política. En esa esfera imposible no referirse a “Tacna y Arica. Cap Polonio” (1924) en que denuncia la violación de los DDHH de miles de peruanos que viven entonces en la I Región. A continuación publica “El nacionalismo continental”. La edición chilena (1935) la prologan Gabriela Mistral y Víctor Raúl Haya de la Torre. La politología local los ignora. No obstante, respectivamente, son un alegato antichauvinista y antimperialista.
Se propuso JEB -al estilo de los intelectuales del 98 ibérico- demoler el suave pañal de menterijillas que hacía de Chile una Mitópolis engreída y conformista. Aun más, en la línea -ayer de O'Higgins y Vidaurre y hoy de Felipe Herrera y Tomás Pablo propone la integración de nuestra América como única metódica de contención del imperialismo. Eso explica la exaltación de César A. Sandino y la búsqueda de un socialismo nacional que cree encontrarlo en el MNS fundado por Jorge González y en el APRA peruano. Simpatiza con Carlos Ibáñez y coincide con la anticonformista Generación del Centenario. Su legado ideológico -se opina- continúa vigente

miércoles, 7 de octubre de 2009

El 17 DE OCTUBRE DESDE CHILE

En cualquier "paper" o texto sobre el siglo XX iberoamericano se analizan las revoluciones que han conmovido el Nuevo Mundo. Aparecerá -por cierto- el México de 1910 con el apóstol Madero y los jinetes de Zapata y Carranza, el agrarismo y la Carta de Querétaro. Por cierto, habrá referencia a la Bolivia de 1952 con la reforma agraria, nacionalización del estaño, abolición del pongueaje y el sufragio universal. El ciclo se cierra con la Cuba de 1959 y sus barbudos victoriosos que instauran el socialismo. El enumerado se juzga incompleto porque no considera la profunda revolución que -a partir del 17 de octubre de 1945- encabezan el joven coronel Juan Perón y Eva Duarte. Hay un contubernio contranacional de los liberales laicos y socialcristianos -léase, por ejemplo, respectivamente, Germán Arciniegas y Alejandro Magnet- en orden a omitirla o, lisa y llanamente, a calumniarla, presentándola como un tipo de fascismo. Esos analistas coinciden con los de orientación marxista. Estos dedican 10 páginas al proceso mexicano, al boliviano, 5 y al cubano, 100.

En lo que concuerdan es en decretar que el peronismo es una dictadura equivalente a la de Somoza y Trujillo y -a renglón seguido- la obra de Perón y Evita queda excluida del ciclo de los procesos revolucionarios del siglo XX. Sin embargo, un examen objetivo y nacional demuestran que la vieja Argentina se desmorona a partir de 1945. El proceso de nacionalizaciones y de desarrollo es notable. La estructura sindical asume un vigor insospechado y la alianza de la mesocracia castrense y civil genera atmósfera renovadora. Se funda aquel 17 de octubre una nueva Argentina. Más que eso, la Casa Rosada de aquel entonces irradia su influjo sobre el Cono Sur animando, primero, el proyecto del ABC y luego el de los EEUU andinoplatenses. Ese elán vital de connotación sanmartiniana, sin duda, es un esfuerzo revolucionario. Por ese motivo el revisionismo sociohistórico de nuestra América debe anotar la fecha en referencia como hito fundacional de un proceso notable cuyo rescoldo perdura. Ello verifica la trascendencia del justicialismo y su obra.

DIA DE LA HISPANIDAD: REPLICA A CUESTIONAMIENTO


Es cierto, la oligarquía se apropia de conceptos como"patria" e "hispanidad". No me cabe duda que se atrinchera tras ellos para perpetuar una sociedad dolorosamente escindida en clases y una república encadenada al imperialismo. Lo mismo podríamos anotar al referirnos al Servicio Militar Obligatorio y al pabellón patrio añadiendo el Himno Nacional. Ante esta instrumentalización astuta hay dos estrategias.

Una, proclamarnos internacionalistas y juzgar que somos "ciudadanos del mundo proletario" . A renglón seguido, impulsar la campaña por la objeción de conciencia y reventar la tesis de la nación en armas.La guinda de la torta: reemplazar la bandera -allá albiceleste y aquí tricolor- por la roja que representaría la revolución mundial y agitarla mientras se corea "La Internacional"... Se rechaza esa estrategia y no sólo porque ha fracasado.

Hemos escogido otra. Juzgamos que no hay Patria sin pueblo y nosotros los contestatarios somos los patriotas y ella –la oligarquía- demoentreguista. Necesitamos FFAA y exigimos que adhieran a la tesis de los libertadores. El uso doloso del patriotismo es patrioterismo y la hispanolatría usada por la clase alta encierra nostalgias virreinales con encomienda, pongueaje y títulos nobiliarios, en cambio, para CEDECH es el rescate de la semilla originaria de 20 pueblos.

La superación del complejo de inferioridad que afecta a la nación iberoamericana sólo se supera con un nacionalismo hondo y ancho que aglutine en lo vertical a diversas clases damnificadas por el atraso y la dependencia y en lo horizontal ligue a nuestras repúblicas comenzando por las del Cono Sur. Esa es la ruta del ABC, los EEUU andinoplantenses y hoy del MERCOSUR. Mas, no basta lo polítítico y lo económico, se requiere de una idea-fuerza.
Esa idea-fuerza se origina en lo raigal. En el fondo de la noria la napa es la Hispanidad que -dicho sea de paso- no es la "españolidad", sino ingredientes claves como comunión de sangre, lengua y fe. Son esos componentes los que proporcionan un fundamento común a 400 millones que somos producto de colosal mestizaje aun no decantado. Lo nacional no es lo puramente argentino o lo sólo chileno, sino esa peculiar mixtura iniciada en 1492.

lunes, 5 de octubre de 2009

EDUCADORES ILUSTRES



MANUEL DE SALAS (1754-1841) figura relevante de nuestra cultura. Al finalizar el siglo XVIII, aun en la Colonia, cuando nada hacía suponer la emancipación, enjuicia a la Real Universidad de San Felipe por impartir una educación en lo sustantivo intelectualista y en lo formal, libresca. En reemplazo de juristas y teólogos que prepara esa Casa de Estudio –alegaba- el país requiere emprendedores y tecnólogos. Pasa de lo dicho a lo hecho y funda la Real Academia de San Luis destinada a preparar mundos medios para la minería, la manufactura, la ganadería, la agricultura, el comercio. Su lema “no a las ciencias de ornato, si a las ciencias útiles”.

SIMON RODRIGUEZ (1771-1854) se le suele conocer sólo como el maestro de Bolívar. No obstante es eso y muchísimo más. Venezolano igual que Bello vive en Chile poco después de consolidada la Independencia. Funda planteles experimentales en Concepción, Valparaíso y Santiago. Promueve –en la teoría y en la práctica- una estructura escolar que nazca de nuestras necesidades y no sea calco de las que funcionan en Europa. Apunta a profesionalizar –educación para el trabajo productor- y a la nacionalización –educación acentuadora de la identidad patria- . Encuentra resistencia a su doctrina. Sin la protección de Sucre fallece en el ostracismo.

ANDRES BELLO (1781-1865) es venezolano perito en derecho, letras y filología. Redacta el Código Civil y la Gramática. Funda la Universidad de Chile y es su primer rector. Bosqueja la misión de esa Casa de Estudio en su célebre Discurso de Instalación. Promoverá investigar lo criollo como la única estrategia que nutre la ciencia mundial. Defenderá el principio de unidad del castellano concebido como lengua común de las repúblicas de raíz hispánica. Insiste en una educación superior destinada a preparar una nueva elite dirigente, porque advierte que aquella será una pirámide invertida si no se capacita, de modo simultáneo, a quienes impulsan el desarrollo.

DOMINGO F. SARMIENTO (1811-1888) argentino notable y de alto influjo en nuestra educación. Vive en Chile como refugiado político. Es autor –entre otras obras- de “Facundo”. Su inquietud pedagógica lo empuja a fundar la primera Escuela Normal de Suramérica. Está destinada a la preparación de docentes básico cuya misión es “educar al soberano”, es decir, a la masa ciudadana. En esa línea lo inquietan los métodos de la lectoescritura y publica un silabario. También es autor de un informe sobre experiencias escolares que visualiza en el Viejo Mundo. Alcanzará el rango de Presidente de la República en Argentina.

MIGUEL LUIS AMUNATEGUI (1828-1888) es un hombre público interesado como pocos en la enseñanza. Ya en 1847, confirmando que de cada 100 chilenos 86 son analfabetos, contribuye a fundar la Sociedad de Instrucción Primaria. Vigoriza el Estado docente derogando la ley de abolición del control fiscal de los exámenes sobre planteles privados propiciado por Abdón Cifuentes. En 1877 consigue la incorporación de la mujer a la Universidad. Es autor, en 1879, de la ley que garantiza la gratuidad de la educación. Autor –entre otras obras- de “La instrucción primaria en Chile”.


VALENTIN LETELIER (1852-1919) es figura descollante de la pedagogía chilena. Vive a horcajadas entre dos siglos. Se destaca en la vida cívica como ideólogo político. Se desempeña como catedrático de Derecho y alcanza el sitial de rector de la Universidad de Chile. Su obra magna es “Filosofía de la Educación”. Es inactivo promotor del Estado docente, es decir, asigna a la república la facultad de atender de modo preferencial los planteles fiscales que asocien –sin distinción de clases- a los infantes, adolescentes y jóvenes. Ello asegurando la gratuidad. Influye sobre el Presidente Balmaceda y con el apoyo del ministro Julio Bañados Espinoza funda el Instituto Pedagógico.


TANCREDO PINOCHET LE-BRUN (1879-1957) integra la Generación del Centenario. Se titula en el Instituto Pedagógico. Ejerce la docencia en variados escenarios del país y del exterior. Es precursor de la educación a distancia. Se empeña en impartir docencia tecnológica. Eso lo lleva a la rectoría de la Escuela de Artes y Oficios. Su experiencia en ese plantel la narra en “Un año empleado público” . Su obra más notable es “La conquista de Chile en el siglo XX”. Enjuicia el latifundismo “Inquilino en el fundo de S.E.”. Sus teorías pedagógicas están dispersas en una exuberante obra impresa. Sin duda, un criollo no suficientemente valorado.


FRANCISCO ANTONIO ENCINA (1974-1965) es otro miembro de la Generación del Centenario. Se le ubica sólo como historiador, sin embargo, también es sociólogo, economista y teórico de la educación. Denuncia el imperialismo en “Nuestra inferioridad económica”. Allí ya se vislumbran sus críticas a la estructura escolar por ser ajena a las necesidades del país. Interviene en la polémica de 1912 torneo en que dialoga con Enrique Molina y Luis Galdames. De allí brota su obra “El liceo y la educación económica”. Se le ignora en las Facultades de Educación donde abundan los catedráticos snob.

CLAUDIO MATTE (1858-1956) es un chileno que, aunque hombre de fortuna, su pasión es la educación de los desvalidos. Es uno de los impulsores de la Ley de Instrucción Primaria Obligatoria. Con su propio peculio funda la red de Escuelas Matte. Presidirá la Sociedad de Instrucción Primaria. Del exterior trae la iniciativa de incentivar las manualidades y la gimnástica. Lo inquieta –como a Sarmiento- la didáctica de la lectoescritura. Suyo es uno de los más potentes instrumentos civilizadores: el Silabario Matte.

DARIO SALAS (1881-1941) está ligado a la Generación del Centenario. Como diputado, desde la Cámara, se la juega por la Ley de Instrucción Primaria Obligatoria. Viaja a EEUU alcanzando el grado de Dr. en Ciencias de la Educación. Se desempeña como asesor del MINEDUC y es catedrático del Instituto Pedagógico. Publica la obra “El problema nacional” en que analiza el flagelo del analfabetismo. Sostiene que la masa de iletrados imposibilita el funcionamiento de la democracia, pues para elegir y ser elegido se requier saber leer y escribir.

PEDRO AGUIRRE CERDA (1879-1941) es un teórico de la educación y un formidable realizador en tal ámbito. Su figura de Presidente de la República opaca esa faceta. Se gradúa de profesor en el Instituto Pedagógico y trabaja en Liceo “M. Barros Borgoña”. Su tesis en Derecho versa sobre la educación pública. Capítulos importantes en sus textos “El problema agrario” y “El problema industrial” se refieren a la docencia tecnológica. Funda la Facultad de Economía en la Universidad de Chile. Como jefe del Estado da impulso a la enseñanza fiscal. El lema suyo es la frase de Letelier: “Gobernar es educar”.

ROBERTO MUNIZAGA AGUIRRE (1905-1999) se titula de Profesor de Estado y su magisterio lo ejerce en la Escuela Normal “J. Abelardo Núñez” y en el Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile. Se le confiere el Premio Nacional de Educación en 1979. Es autor de obras como “Principios de la Educación”, “Filosofía de la Educación Secundaria”, “En torno a Sarmiento” y “Augusto Comte”. Se proclama continuador de las tesis de Valentín Letelier. Su deceso enluta a centenas de exalumnos.

P. ALBERTO HURTADO, SJ (1901-1952) se le visualiza como sacerdote de la Compañía de Jesús y fundador del Hogar de Cristo. Hoy está canonizado. Estos datos son insuficientes, pues es eximio profesor de Religión del Colegio San Ignacio e imparte cursos en la Acción Sindical Chilena ASICH. Su inquietud por lo educativo lo empuja a la Universidad de Lovaina donde se gradúa de Dr. en Ciencias de la Educación. Publica varios textos sobre asuntos pedagógicos y su huella como docente es perdurable.


ENGRINGAMIENTOS

Se analiza el "spanglish", es decir, la presencia de anglicismos en nuestro castellano. Algunos son pura siutiquería. Hay diversas otras manifestaciones de lo siútico. Abarcan toda la pirámide social. A modo de anécdota: si un becario soltero que hace doctorado en Europa o EEUU contrae matrimonio con una "gringa" cosecha el aplauso familiar. El abuelo sentencia: "así se mejora la raza". La recién llegada será abrumada de atenciones para convencerla, según Chito Faro, "como quieren en Chile al amigo cuando es forastero" (inaplicable lo anotado a los inmigrantes peruanos). La clase alta es astuta: abre la puerta de sus mansiones a los euroinmigrantes exitosos. Favorece sólo en esos casos prácticas exogámicas porque así acentúa el "blanqueamiento" amén de vigorizarse en lo financiero. La clase baja -impedida de asomarse al mundo del superdesarrollo e imposibilitada de incorporar a su clan personas rubias, blancas, longilíneas y ojos claros opta por la simulación. Bautiza a los retoños con nombres extranjeros. Los obtienen de telenovelas, de la farándula o de revistas de espectáculos. Entonces nos inundan los Jonathan y las Katherine. Ciertos círculos "zurdistas" no escapan de ese afán por camuflarse. Antes del colapso de la URSS hay familias devotas del Kremlín que escogen nombres rusos como Orel, Yuri, Vasily o Natacha. Por ahí surge un "camarada" ingenioso que cree perpetrar una hazaña revolucionaria bautizando a su hija Ninel (Lenin al revés). Unos y otros menosprecian aquellos nombres criollos provenientes del santoral y homenajean a los imperios de turno. De repente, en las capas medias, se cuela una "h" colonialista y surgen las Marthas y los Christian. Todos los anotados son síntomas de nuestra crisis de identidad, es decir, ese afán de no ser lo que somos, el apetito por imitar lo exótico, el esfuerzo inútil por mimetizarnos de europeos... De allí deriva eso que los chilenos son "distintos, distantes y superiores" a los demás latinoamericanos y la estrambótica superchería de ser "los ingleses de América del Sur". Suma: parodia siútica de lo gringo.

MALINCHE.

Es hija de cacique de Tlaxcala. Se convierte en cuncubina, secretaria, intérprete y asesora de Cortés durante la epopeya de la hispanizacion de México. La leyenda negra que procura denigrar a España y finaliza inyectando, en los hispanoamericanos, aplastante complejo de inferioridad emblematiza en ella la capitulación ante los invasores. De allí deriva que Amparo Ochoa y Leon Gieco la estigmaticen en sus canciones. Hoy todavía, en la patria de Octavio Paz, se usa el gentilicio "tlaxcalteca" como sinónimo de traidor y "malinchismo" equivale a cipayaje. Aquí suele emplearse, para expresar lo mismo, el vocablo "yanacona". Sin embargo, nuevas visiones del ayer permiten establecer que el Imperio encabezado por Montezuma ejerce sanguinaria tiranía sobre los pueblos aborígenes de la periferia. La presencia de la hueste ibérica les brinda a éstos la oportunidad de sacudirse de tan odiosa opresión. El representante de Carlos V es entonces recibido como libertador y multitud de nativos lo acompañan en las operaciones bélicas. Aquí ocurre o mismo, los picunches cierran filas en torno a Valdivia y liquidan a Lautaro en Peteroa. Por otro lado, la muchacha indígena aludida se convierte en madre de Martín Cortés, primer mestizo, es decir, el méxicano simbólicamente Nº 1. Ella misma es bautizada como Marina. Los mexicanos de hoy se precian de ser retoños de aquella civilización cuya capital es Tenochtitlán. Lo cierto es que, como los otros hispanoamericanos, los mexicanos -al decir de Rubén Blades- son "hijos de la mezcla" entre los que llegan y las que están. Estas representan a decenas de etnias, una y no la única, es la azteca. Evítese asociarla con la traición. Si se anhela robustecer la identidad es indispensable el enaltecimiento de ambas semillas originarias. Lo otro es contribución al automenoscabo. Lo incrementa, por ejemplo, José Clemente Orozco con mural en que, según puede apreciarse, están don Hernán y Malitzín -algo así como Adán y Eva-, pero a sus pies, el hijo muerto. Error: el fruto de esa alianza no es mortinato, sino progenie vigorosa.

EDUCACION Y PRESIDENCIABLES

Nada nuevo en el estratégico rubro. Coinciden los candidatos. Más dinero a la Cartera del rubro y elevación de la calidad. Penoso. No hay reflexión pedagógica. Algo nuevo -que no es nuevo, pero que en la condición plana del discurrir pareciera original- es un postulante que pide sea restaurada la doctrina de lo escolar como atención preferente del Estado. Otro, de modo muy pálido se atreve a solicitarle a los alumnos sean responsables en sus compromiso académicos. Ambos son atisbos de algo distinto, pero quien alude al Estado docente ha sido ministro de Educación y en tal función no movió un dedo y nada dijo. Por otro lado, el que exige algo elemental, pero trascendente: "que los estudiantes sean estudiosos" diluye el mensaje -por lo demás plagiado de una alocución del Presidente Obama- y al final lo deshilacha. En suma: cero.

Los candidatos coinciden en que la educación continue siendo de mercado y, por ende, sujeta a la ley de la oferta y la demanda. No un servicio, sino un negocio. Incluso lo practican las Universidades fiscales con aranceles por matrícula y mensualidades. Después aparecen dos esperpentos: la promoción con el benevolente "cuatrito", para no perder al cliente y la oferta con publicidad engañosa de opciones profesionalizadoras castradas de empleabilidad. Ni que hablar de las privadas: fundar una U es menos difícil que el montaje de un hotel y liceos y escuelas brotan como hongos después de un chubasco en virtud del "incentivo" que significan las subvenciones. Los candidatos parecieran ignoran que la estructura escolar "traga" sumas cuantiosas como el tonel de las Denaides. Sobre "calidad", por favor... nadie aun la define.