domingo, 15 de septiembre de 2013

1973: OTROS ANGULOS


El derrumbe de la UP origina diversas interpretaciones. El nuevo regimen inaugurado el 11 de septiembre de 1973 y prolongado por 17 años exhibe sostenido sectarismo. Ello le restringe su base de sustentación sociopolítica. En vez de sumar y multiplicar se empeña en restar y dividir. Se excluye, por ejemplo, a la Democracia Cristiana la cual favorece la intervención castrense. Por otro lado, es incompetente para distinguir matices en el conglomerado que adhiere al depuesto Dr. Allende. Todos son etiquetados "extremistas" y objeto de sanciones como el paredón, la privación de libertad o la pérdida de su fuente laboral.Son miles los que abandonan el país. Es tácito el convencimiento  "quien no está con Pinochet es enemigo".


Otro aspecto poco comentado es que los militares se programan para no menos de seis semanas de guerra urbana. Se sorprenden cuando la UP se desploma en apenas seis horas. Se podrá explicar aquello de modos diversos, pero ese es el hecho. Quizás marcados por nuestra Guerra Civil de 1891 y por la Guerra Civil española (1936-1939) el Presidente esperó un quiebre de las FFAA y de Orden. Esa fisura no se produce. La única resistencia cierta es la que opone personalmente acompañado de un puñado de civiles de su escolta  en La Moneda. Ni los blindados ni la infantería son capaces de tomarla. Se debe recurrir al bombardeo aéreo. La soledad de Allende es algo increíble. Son numerosos los jerarcas refugiados en embajadas. Nadie acude a combatir. 


Otro aspecto importante es  la inaudita cobardía de los triunfadores: las emprenden contra el pueblo allendista. Representantes vecinales, maestros de escuela, cabecillas campesinos, sindicalistas, ediles ...son objeto de encarcelamientos, torturas y asesinatos.Pagan los platos rotos que han hecho añicos con su irresponsabilidad pijes como Altamirano o Garretón. La jefatura castrense -grave error- confunde cúpula con tropa. Se desquitan con el "perraje" mientras no tocan ni con el pétalo de una rosa a la elite de la UP. Sus integrantes se fugan, logran pactado anonimato, son canjeados y a otros -pese a Dawson- se les autoriza salir del país al dorado exilio. Aquello es un error estratégico y abominable cobardía. También esta situación amerita análisis en este 40ª aniversario.