martes, 3 de septiembre de 2013

EEUU PROGRAMA OTRA GUERRA


Obama sufre tropezones en su proyecto de agredir a Siria. Sin embargo, al revés de Saulo de Tarso, no ve la luz por ello. Sólo será cuestión de tiempo para que EEUU rearme la intervención que pende sobre ese país árabe. La megalomanía a veces se congela, aunque sea momentáneamente. La negativa del Parlamento británico, la fría acogida de parte del gobierno alemán, la sarcástica condena de Putin, la postura pacifista del Vaticano y el rechazo de la UNASUR enfrian los ímpetus bélicos.


Esto no significa mucho: a mediano plazo el establishment, los halcones republicanos y demócratas, el lobby israelí, las monarquías del Golfo y el complejo militar-industrial difícilmente se desanimarán. La renuencia que se advierte en el pueblo norteamericano respecto a verse involucrado en otro conflicto puede revertirse con una campaña mediática y con algún acontecimiento de efecto, fabricado en los laboratorios de la provocación de la CIA y en el intrincado complejo de los servicios de inteligencia.