jueves, 13 de abril de 2017

DERECHA E IZQUIERDA

Esa antinomia es importada de París. Moría la monarquía de los Luises y en la Asamblea Nacional de 1789 los ujieres ubican a los diputadoa según se inclinen por los cambios o por la estabilidad, respectivamente, a la izquierda o a la derecha del recinto. La dualidad se impuso y perdura. Si el ambiente es de izquierda necesariamente hay que favorecer, por ejemplo, el aborto y el divorcio. Si por el contrario es de derecha se debe ser Opus Dei y libre mercadista. Cualquier matiz es visualizado como sospechoso. Ello obvio, engendra dogmatismo dañinos-

Es un esquema pegado con "cola fría" en la cabeza de millones. Apenas se menciona -en el plano cívico- a una persona de inmediato surge la pregunta  "¿es izquierdista o derechista?". Otros nos extorsionan: "debemos sufragar por fulano para evitar que triunfe de mengano que es de izquierda". O la inversa, es clave "votar por perengano para impedir que regrese a La Moneda zutano que es de derecha" . De repente la dualidad se atomiza y surgen la "centroderecha" y la "centroizquierda". Hubo antaño un postulante a la banda tricolor que se proclama de "centrocentro".

Existe también la extrema derecha así como la extrema izquierda. Se le suele ubicar como "ultras". Así existe la ultraderecha y la ultraizquierda. Aquella gobierna con Pinochet. Hoy son de "centro derecha" y prometen respeto a los DDHH. La otra "ultra" es la que le da sabor y color a los 1000 días de la Unidad Popular. Hoy los Altamirano y los Garretón  aquellos del "¡Avanzar sin transar!" que optan, en la hora de los hornos, por "¡Arrancar sin parar!" son de "centroizquierda". Ahora abominan de aquel pasado "jacobino".

martes, 11 de abril de 2017

BULLYNG

Episodios de bullying "terremotean" a la estructura escolar.         Un picnic scoutivo de colegio viñamarino registra un alumno moribundo por paliza de sus pares. Un niño de 7 años arrojado, por pandilla, sobre galería de su plantel termina con cortes de gravedad...      Ahora -en el San Ignacio- un alumno de Básica intenta suicidarse por sostenida burla.       Causa: madre  soltera.

Es fácil expresar la frase "la violencia propia de nuestro tiempo irrumpe en la escuela".  Es decir todo y no decir nada. Estamos ante un discurso que permite barrer la basura bajo la  alfombra. El MINEDUC anuncia que situaciones de este tipo pasarán a la Justicia. Ello es entregar a los jueces responsabilidad privativa de los docentes. Estos son ignorados y con razón porque hoy el educador se restringe a "pasar" su materia.  

No existe el compromiso de observar al alumnado supervisando comportamientos en el patio con el propósito de rectificar conductas... Cabe preguntarse ¿por qué?, pues por la demolición de la disciplina. Ello convierte el aula en "chacra" y el    establecimiento en un buque en pleno naufragio o        con la  tripulación amotinada. Funcionarios y sostenedores    camuflan la catástrofe. Sin embargo, lo cierto es que el  magisterio hoy está despojado de atribuciones y el      relativismo moral carcome los cimientos del    quehacer educativo. Esto nadie lo denuncia.

EDUCACION TECNICA

Chile -¡áspera es la verdad!- dispone de economía subdesarrollada y población privada de capacitación técnica. Requiere de mandos medios competentes en la faena minera, agropecuaria, pesquera, silvícola, industrial y mercantil. Así lo advierte, precursoramente, en el XVIII, Manuel de Salas y, en los albores del XIX, Simón Rodríguez. La Generación del Centenario reitera la urgencia. En esa esfera la postulación de Francisco A. Encina, es tan sólida como desconocida.

Aludir al legado de estos tres notables es algo «retro» para quienes presumen estar en la modernidad. Como se trata de criollos, los eurosiúticos, los juzgan «ordinarios". No obstante, aquellos pioneros están en lo cierto, pues preparar recursos humanos para «el despegue» constituye el primer deber de la estructura escolar. Optimo si opera combinadamente con el mundo empresarial. No todo ha sido discurrir teorético. En el ámbito de lo concreto -como hitos señeros- anótese la Academia de San Luis fundada en el XVIII, la Escuela de Artes y Oficios, e el XIX y, el XX, la Universidad Técnica del Estado.

La estructura escolar debiera comprometerse en la tarea de erradicar el apetito por el desempeño de oficina y el ancestral desprecio por las manualidades. Ello constituye deber irrenunciable. La «escuela del hacer» debe sustituir a la «escuela del divagar». La sociedad tendrá que convencerse que la tecnología actual no es, como antaño, un tosco esfuerzo muscular. Ya está borrando las fronteras entre el trabajo intelectual y manual. La economía apetece de expertos básicos e intermedios que la dinamicen con perseverancia y creatividad.

Sin embargo, la educación humanístico-científica es mayoritaria y con prestigio. Sabemos que conduce sólo a la Universidad o a la nada misma. La educación técnico profesional aparece minoritaria y menoscabada. Aún más, ayer la reducen de seis a cuatro años. Ahora se anuncia que disminuye a dos.Pese a la oposición de los docentes de ese ámbito se impondrá la asesoría colonial de los «expertos» del Banco Mundial, con el respaldo del MINEDUC 

.Los Institutos Comerciales, por ejemplo, ya no confieren el diploma de Contador Público. Se deshidrata, por ende, su prestigio y atribuciones. Ya en 1975 se suprimen las Escuelas Normales que con 20 años, gradúan docentes básicos. La pauta es postergar la profesionalización y con ello dilatar los estudios generales, es decir, aquellos que no proporcionan habilitación laboral. Esa consigna de «liceo para todos», dicho de otro modo, es proporcionar -a como dé lugar- educación media humanístico-científica a medio país incluyendo adultos.

Tal tipo de escolaridad no implica adiestramiento técnico. Aún más; en ese afán, para aquellos que obtienen puntaje exiguo en la PSU se genera una estructura nueva: los Centros de Formación Técnica (CFT) Si antes existió una estructura escolar de tres pisos ahora tendrá cuatro. Esos nuevos planteles se niegan a si mismos al ofrecer como señuelo «continuidad universitaria» Así la educación tecnológica -fragua de preparación de cuadros para el desarrollo- es aniquilada. Emblemático es el deceso de la Escuela de Artes y Oficios, fagocitada por la UTE, hoy USACH.

ESCUELA: FE Y LIMITANTES

Antaño se afirma: «La apertura de una escuela supone la clausura de una cárcel». Del siglo XVIII se transfiere al XXI esa delirante fe por el silabario, la pizarra y la tiza. Con inconmovible optimismo se juzga la educación sistemática como la piedra filosofal. Me refiero a aquella sustancia con que los alquimistas de la Edad Media, según de decía entonces, mutaban el plomo en oro.

También de muy atrás, en simpático contrapunto, el sentido común opina: «Lo que natura non da, Salamanca non presta». Recurriendo a la paradigmática Universidad salmantina se advierte que el influjo del aula y del docente es restringido en determinar el comportamiento, los valores y las destrezas del alumno. Al plantel, la ciudadanía le confiere la tarea de pulir diamantes y de modelar arcilla. 

La orfebrería y la alfarería son oficios identificados con la docencia. No obstante, los frutos del aula son mediocres o nulos. La sociedad nos entrega guijarros y no gemas. Lodo y no greda.Los educadores carecemos de la piedra filosofal. No transformamos al rústico en caballero, al delincuente en honesto, al laxo en dinámico, al torpe en genio.

El docente, aunque asuma su tarea con sabiduría y abnegación, tiene limitantes. En primer lugar  el aula compite otras fuerzas educativas. Ello empuja a comprender que es erróneo creer que el monopolio de la educación lo posee la escuela. El hogar, el barrio y la TV, el cine y la radio, para citar apenas cinco agencias influyen más que el pupitre magisterial. Generan "educación refleja" que opacan a la "educación formal".   

Otro factor que explica la potencia reducida de la labor académica es la desmotivación del magisterio. El MINEDUC le escamotea la autoridad de que estuvo premunido. Hoy opera mecánicamente y cumple su tarea de modo administrativo. No hay fuego apostolar. Investigar esa desmotivación es tarea urgente muchísimo más que la petición de computadores o exigir aumento de sueldo.